jueves, 23 de marzo de 2017

MITOS Y FALACIAS SOBRE EL SINDROME DE ASPERGER





tal como os prometí en mi anterior articulo, aquí os dejo mi próxima entrada



MITO “Las personas Asperger son genios”

 REALIDAD: A pesar de que en algunas publicaciones que tratan sobre el síndrome de
Asperger se fomenta la idea de que son personas superdotadas o con habilidades que
permitirían hablar de genialidad, la realidad es que sí son personas que tienen un nivel
de inteligencia medio o en algunas ocasiones por encima de la media, pero no podemos
hablar de que haya una probabilidad mayor de superdotación. 
 Es cierto que muchas de estas personas desarrollan habilidades especialmente
buenas en determinados campos, como la pintura, la música o la informática, pero no se
puede concluir por ello que es un rasgo propio del  síndrome presentar habilidades
excepcionales.
 
MITO: “El síndrome de Asperger se cura”

 REALIDAD: Aunque se desconocen las causas exactas por las que se desarrolla el síndrome se sabe que es un trastorno neurobiológico, es decir, que el desarrollo cerebral de la persona sigue vías diferentes al desarrollo normal. Por tanto, la persona presentará este síndrome durante toda su vida, si bien pueden llevarse a cabo intervenciones fundamentalmente psicoeducativas, porque hay que recordar que la capacidad de aprendizaje en estas personas no está alterada, por lo que pueden suplir algunas de sus dificultades mediante un entrenamiento e instrucción específica.

MITO: “Las personas Asperger no saben mentir” 


REALIDAD:  Las personas Asperger son excesivamente francas, esto no quiere decir que en ocasiones no aprendan a mentir o sepan llevar a cabo una mentira. 

MITO: “Las personas Asperger no son cariñosas”

REALIDAD: Las personas Asperger son capaces de demostrar sus
sentimientos con el otro. Lo que ocurre en diversas ocasiones es que la forma de
demostrar estos sentimientos está desajustada a lo socialmente
establecido.

MITO: “Las personas Asperger son agresivas”

 REALIDAD: Generalmente son personas con tendencia a la pasividad y a la sumisión, si bien es cierto que en ocasiones, cuando viven situaciones de mucha ansiedad y estrés que no saben manejar pueden reaccionar de forma agresiva.  Por ejemplo, si han vivido una situación de acoso prolongado por parte de los compañeros, pueden actuar de forma agresiva como forma de defenderse (no con intención de atacar porque sea una persona agresiva).

MITO: “El síndrome de asperger es una enfermedad, una dolencia, etc”


 
REALIDAD: El síndrome de Asperger no es una enfermedad, no se transmite ni se cura, los afectados no son enfermos mentales, es un TEA, es decir, el desarrollo se produce de un modo alternativo al de la población estadísticamente normal o neurotípica. Supone una neurodiversidad. NO SE "TIENE" SÍNDROME DE ASPERGER, SE ES ASPERGER.



MITO: “El S. de Asperger es un trastorno infantil”.



 
REALIDAD: El síndrome de Asperger se manifiesta por primera vez en los primeros años de la infancia, de ahí su asociación con un trastorno infantil, pero es sin duda un TEA  que persiste a lo largo de la vida del individuo.



MITO: “El S. de Asperger es una psicopatía”

 
REALIDAD: La palabra psicopatía implica hoy en día connotaciones diferentes a su definición literal "patología mental". UNA PERSONA ASPERGER NO ES UN PSICÓPATA.


MITO: “El síndrome de Asperger aparece a los 4 – 5 años."


 
REALIDAD: El síndrome de Asperger está presente en toda la historia del desarrollo del individuo, pero no puede diagnosticarse correctamente hasta la edad en que aparecen en todos los niños las competencias sociales que están alteradas en estas personas, esto es a la edad de 4- 5 años aproximadamente.




MITO: “El S. de Asperger es un perfil especial de personalidad”.

 

REALIDAD: El S. de Asperger es ante todo un trastorno del Espectro Autista, y supone una permanente alteración en el procesamiento de la información, evidentemente esto da origen a uno o varios tipos de personalidad con perfiles comunes pero básicamente es una alteración del desarrollo determinada neurobiologicamente.


MITO: “El S. de Asperger es un trastorno de la empatía”


REALIDAD: Las personas Asperger pueden ser empáticas pero sólo cuando son conscientes de las emociones ajenas; por otro lado, en esos casos la expresión de las emociones en ellos no se suele ajustar a los patrones sociales mayoritarios y esta expresión no suele ser percibida como empática por la mayoría de las personas. La discapacidad de la persona asperger es eminentemente social. Esto es; la empatía puede estar afectada como parte del déficit general y profundo de la cognición social.



MITO: “Las personas asperger tienen problemas de lenguaje”


REALIDAD: Tienen un lenguaje formal correcto; lo que tienen alterado es el uso social del mismo, a veces la entonación, volumen de voz u otras características propias de la función pragmática del lenguaje. Normalmente son literales en la interpretación del mismo con dificultades para entender dobles significados o ironías.
Algunas veces se produce retraso leve en la adquisición de lenguaje. En estos casos se alcanzan los niveles normales de lenguaje rápidamente a la edad de 5-6 años.


MITO: “
Los niños Asperger son agresivos”


REALIDAD: Los niños Asperger no son en absoluto agresivos, mas bien al contrario, son los alumnos menos agresivos del aula.

Las conductas disruptivas de los alumnos Asperger tienen siempre una causa y motivo justificado dada su discapacidad. Los escasos estallidos de agresividad en las aulas suelen responder a la presión continua, acoso escolar y conductas de exclusión social que sufren los alumnos Asperger en un porcentaje muy elevado.

El acoso escolar y la exclusión no suelen ser percibidos por el profesorado pues se manifiesta de forma a veces muy sutil. Sin embargo, lamentablemente cuando el alumno asperger llega al limite de lo que puede aguantar, su respuesta no es sutil y el alumno no suele tener en cuenta el contexto social, por lo que si es violenta es rápidamente percibida, y es más, suele ser la excusa perfecta para hacerle responsable a él de su situación de exclusión y justificar la misma.



3 comentarios:

  1. Creo que mi historia es la misma para muchos aspergers. Ahora en mi madurez desprecio todas las veces que me han llamado problematico en el colegio por MI REACCION A UN ACOSO CONSTANTE. Y eso sin contar todas las veces que veo que las asociaciones no estan preparadas para ayudar a adultos autistas.

    Esta lista deberia ser algo obvio para todos

    ResponderEliminar
  2. ojala fuera cierto esos mitos y falacias de que los asperger somos muy inteligentes o superdotados. De momento me conformaria con tener la inteligencia y talento de quien publica este articulo

    ResponderEliminar
  3. ojala fuera cierto esos mitos y falacias de que los asperger somos muy inteligentes o superdotados. De momento me conformaria con tener la inteligencia y talento de quien publica este articulo

    ResponderEliminar